La alimentación saludable

Descubre cómo la alimentación saludable repercute en tu estabilidad emocional

Share Button

Alimentarse de manera saludable suele ser uno de los objetivos de las personas cuando ven que su salud se está viendo afectada por los malos hábitos o cuándo desean mejorar su aspecto físico. Sin embargo, y en la mayoría de las ocasiones las consecuencias emocionales por comer de forma descuidada son más duraderas para tu cuerpo y mente.

¿Mis emociones perjudican mi dieta?

Cuando atraviesas algunos problemas buscas refugio en distintas alternativas, muchas personas quieren salir con sus amigos, otras ir de fiesta y algunas otras deciden comer, al tomar esta última decisión podrías dañar tu dieta. Por eso, tus emociones juegan un papel fundamental a la hora de alimentarte.

Al padecer ciertos episodios, ya sean de ansiedad o depresión, puedes sentir que en la comida existe un descanso.

¿Mi dieta puede perjudicar mis emociones?

Al contrario de lo anterior no las afecta, sino que más bien las fortalece. Comer saludablemente le ayudará a tu organismo a comportarse de la mejor manera, creando en si una sensación de bienestar físico.

Recuerda, ¡cuerpo sano, mente sana! Una alimentación equilibrada, te ayudará no solo sentirte bien sino a proyectar seguridad y equilibrio en todos los aspectos de tu vida.

Encuentra aquí 5 bebidas desintoxicantes que de seguro te van a ayudar.

¿Cuáles son las emociones que más afectan mi alimentación?

Aunque las emociones pueden ser positivas o negativas, hay algunas de ellas que están directamente relacionadas con la manera de comer. Aquí te las diremos para que logres evitarlas o transformarlas.

  • Culpa: cuando sientes esto ante alguna situación buscaras esconderte, la comida en estos casos puede convertirse en un refugio, haciendo que en muchas ocasiones las personas lleguen a la obesidad.
     
  • Alegría: al contrario de la emoción anterior, al sentir esto, tu organismo querrá mantener ese estado de satisfacción, por eso automáticamente buscará alimentos que lo mantengan en ese estado, aunque pueden ayudarte en ocasiones, en algunas otras si no te controlas hará que subas de peso.
  • Ansiedad:  sentirte de esta manera te llevará a la desesperación, buscando cualquier solución para dejar de sentirlo, por eso muchas personas se ven afectadas por malos hábitos como la drogadicción o el alcoholismo, también por comer compulsivamente, por eso, al sentir ansiedad querrás comer en exceso y seguirás haciéndolo, convirtiéndolo en una adicción. Transforma esta ansiedad con el ejercicio, intenta salir a correr o bailar, de seguro notarás el cambio.
     
  • Tristeza: comer brinda una sensación de bienestar, por eso, cuando una persona padece de depresión u otros factores que le bajen el ánimo, su escape podría ser la comida, afectando su salud, creando problemas alimenticios como bulimia o anorexia.

Si estás enfrentando alguna situación emocional que afecta tu alimentación de manera negativa, lo mejor es que visites un especialista que te ayude a evitar problemas mayores, sin embargo, si tu caso es todo lo contrario, puedes buscar alternativas para incrementar los buenos hábitos, encontrando un equilibrio en tu vida.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>