cera en los oídos

Cómo eliminar el exceso de cera en los oídos

Share Button

La cera en los oídos, generalmente conocida como cerumen, es una sustancia que se genera de manera natural en el conducto auditivo externo; está compuesta por una mezcla de secreciones de las glándulas sebáceas y ceruminosas de la piel del conducto auditivo y células descamadas. Al desplazarse hacia fuera arrastra elementos y partículas contaminantes. 

El aspecto de la cera varía mucho de unas personas a otras, incluso en la misma persona. La textura puede variar desde casi líquida a muy dura y el color de casi blanco a casi negro, pasando por el rojizo y ámbar sin que eso indique la existencia de algún problema. 

¿Por qué se forma un exceso de cera en los oídos? 

La cera cumple la función de ayudar a proteger el tímpano y el canal auditivo, ya que proporciona un revestimiento a prueba de agua que ayuda a mantenerlo seco y a evitar que los gérmenes causen infecciones. También atrapa la suciedad, el polvo y otras partículas dañinas. 

Una vez que se produce la cera, lentamente se abre paso a través del canal del oído externo hacia el orificio de la oreja. Posteriormente, se desprende o sale del oído durante el baño. En la mayoría de las personas, el canal del oído externo produce cera permanentemente, por lo que el canal siempre tiene la cantidad de cera suficiente. 

Existen distintas variables que pueden influir en la aparición de un exceso de cera, provocando problemas como tos, picor, dolor intenso, disminución de la audición, mareo, vértigo; entre otros. Aquí te mencionamos algunos: 

  • La obstrucción del conducto auditivo externo. Dificulta la salida del cerumen. Esta obstrucción puede provocarse en personas que tienen un conducto más estrecho de lo habitual. 
  • Que haya algún cuerpo extraño en el conducto. Como por ejemplo algodón, y el intento de limpiar de cera los oídos con bastoncillos. Si se hace de esa manera, se empuja el cerumen hacia dentro y, con el tiempo, se puede producir una obstrucción total. 
  • Infección del oído interno. Conocidas también como “Otitis media”, es una inflamación que puede ser causada por una bacteria o infección viral, esta se produce más en niños que en adultos. Es importante que puedas identificarlas. 
  • Usar Instrumentos de audición. El uso excesivo y poco higiénico de audífonos, tapones para los oídos, auriculares y otros. 
  • Perforación del oído. Causada por mal uso de elementos como copitos (bastoncillos) de algodón, en este caso lo más recomendable es acudir a tu médico de manera urgente. 

¿En qué casos conviene quitar el cerumen del oído?

Para este tipo de procedimientos es recomendable que lo haga un profesional, ya que se pueden producir lesiones si no se hace bien. Sin embargo, puedes mitigar el dolor y las demás molestias mientras acudes al especialista, utilizando soluciones a base de tensoactivos de origen vegetal como A-cerumen. 

Es importante aclarar que este tipo de soluciones deben evitarse si existe perforación o infección en el conducto auditivo y el tímpano, o en tu familia hay antecedentes o síntomas de una posible lesión en esta zona. Recuerda tampoco no meter nunca ningún objeto extraño en el conducto auditivo para limpiar los oídos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>