higiene nasal a tu bebé

Por qué hacer higiene nasal a tu bebé en la ducha

Share Button

La principal razón por la cual tu bebé se resfría constantemente es porque sus sistemas inmunitarios están en proceso de desarrollo aún. Estudios revelan que en Latinoamérica, cerca del 25% de los niños menores de cinco años sufren algún tipo de alergia respiratoria, debido a la inmadurez de sus sistemas inmunitarios y la falta de una correcta higiene nasal, esto los hace más vulnerables frente a cualquiera de los más de 200 virus diferentes que pueden provocar el resfriado común.

En teoría, tu bebé tendría que sufrir todas estas tipologías de resfriados, para ser inmune y no volverse a enfermar; pero tú y yo sabemos que no podemos quedarnos cruzados de manos. Por esta razón, la mejor forma de tomar cartas en el asunto es adelantándote y previendo los contagios.

Previniendo contagios

Los pediatras recomiendan a menudo el lavado nasal, como un tratamiento que alivia la congestión causada por la gripe. Es un tratamiento contundente que en efecto ayuda, pero ¿qué tal si lo implementamos a diario, como una rutina preventiva y no correctiva?

Conforme tu bebé va creciendo, sobretodo en la etapa de exploración, le gusta tocar todas las cosas, llevarlas a su boca o acercarlas a su nariz, así es muy fácil que estos se sitúen y empiecen a afectar su salud. En general los menores tienen entre 6 y 10 resfriados al año; incluso si van a la guardería o al jardín, el número de resfriados puede alcanzar los 12 al año. Esto se debe a la prolongada exposición que los niños tienen a los virus que van recogiendo en el día, los cuales a su vez, tienen más tiempo para proliferar y agudizar su ataque.

Lo más recomendable es que trates de reducir al mínimo este tiempo de exposición, lavando sus manos y cara constantemente; pero más importante aún es que tomes la iniciativa de hacer una correcta higiene nasal a diario. Haciendo esto, te cercioras que la mucosa nasal de tu bebé funcione correctamente cada día y no se acumulen impurezas externas, provenientes de la polución y el aire.

higiene nasal

Higiene nasal diaria

Dado que la mayoría de niños no aprenden a sonarse la nariz hasta que están cerca de cumplir los cuatro años, lo mejor es que desde pequeño lo acostumbres a hacer una correcta higiene nasal durante el baño; porque es el momento en que el bebé está distraído con lo que ocurre a su alrededor y sentirá más natural el procedimiento. Para esta limpieza hay muchos procedimientos, pero te recomendamos utilizar uno que sea muy seguro para tu bebé y práctico para ti. Puedes escoger entre dos maneras de realizar el lavado:

  • Lavado pasivo: utilizando jeringas o goteros, con peras de succión. Para este método, inclina hacia atrás su cabeza e introduce gotas salinas (agua con sal) en los orificios nasales, de forma que afloje la mucosidad. Unos minutos después, extrae el líquido y la mucosidad con la pera de succión.
  • Lavado activo: En el mercado hay modernos productos en espray o irrigadores pulsátiles especialmente diseñados para este tipo de limpieza. Estos además de contener una solución con PH equilibrado, tienen una boquilla ergonómica que se adapta a las fosas nasales de tu bebé; de manera que lo único que debes hacer es inclinar un poco su cabeza, presionar el pulsador con la boquilla dentro de la fosa y limpiar suavemente, porque la mucosidad sale por sí misma.

 

CTA-MFS

 

Según estudios clínicos y la opinión de los expertos, se ha determinado que el lavado de las fosas nasales con espray mejora radicalmente la higiene nasal, respecto a los métodos pasivos, ya que estos últimos sólo alcanzan la parte media y baja de la nariz, mientras que los otros alcanzan su parte alta, incluyendo la rinofaringe, donde se alojan la mayoría de los gérmenes que son potencialmente patógenos y contaminantes.

Rutina que protege día a día

Adoptando este hábito de higiene nasal, le ayudarás a tu bebé a disminuir significativamente los índices de infección, ya que cada lavado diario permite remover o arrastrar mecánicamente todas las suciedades, impidiendo que los virus, bacterias y esporas presentes allí, se alojen y posteriormente ingresen al torrente sanguíneo.

En resumen la higiene nasal diaria te ayudará a:

  • Mantener protegido a tu bebé contra la agresión de partículas externas.
  • Prevenir infecciones y enfermedades respiratorias.
  • Facilitarte la sustracción de sus secreciones nasales.
  • Mantener la mucosa de su nariz limpia de impurezas y humectada.
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>